LA ECONOMÍA CIRCULAR COMO ALTERNATIVA AL DESPERDICIO

El día mundial del reciclaje se celebra todos los años el 17 de mayo y fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas, para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), para ayudar a reconocer y celebrar la importancia que tiene el reciclaje para preservar nuestros recursos naturales y asegurar un futuro para nuestro planeta.

Cada año en la Tierra se producen miles de millones de toneladas de recursos naturales para transformarlos en consumibles, lo cual indica que en algún momento no quedará nada para transformar. Razón por la cual, el recategorizar un “desperdicio” como “material valioso” dentro de un nuevo proceso productivo es menester.

Según una publicación de la ONU Medio Ambiente (2018), en América Latina solamente el 10% de las 541.000 ton/día se aprovechan, descartando el otro 90% creando fuentes de contaminación. La creciente preocupación ha estimulado un repunte en la acción sobre la problemática. Los gobiernos del mundo están estableciendo objetivos estratégicamente agresivos en lo referente a abordar la problemática de residuos y sus impactos ambientales asociados. Los mismos afectan directamente al sector empresarial, generando en años recientes iniciativas avocadas a dar fin al modelo económico lineal de “extraer, producir y desperdiciar”, siendo el modelo de “Economía Circular”, uno de los modelos más exitosos y por ende muy populares en países de la región. En esencia este modelo hace que las empresas productoras mantengan los productos y materias en uso el mayor tiempo posible y al final de su vida útil recircular sus componentes y materiales de vuelta dentro del sistema en cadenas de valor eliminando el concepto de “desperdicio”, potenciando la reutilización de materiales mediante procesos de recuperación y reciclaje de maneras más respetuosas con el medio ambiente sin olvidar lo económico. Cambiando radicalmente la forma en que producimos y consumimos, “creando un entorno más saludable y próspero que genera y distribuye valor a través de la economía y la sociedad” (P. Lacy et al., The Circular Economy Handbook, 2020).

Llegar a la verdadera circularidad significa repensar y transformar cadenas de valor completas para crear un sistema en el que se diseñen los residuos por completo y el objetivo es la positividad neta (agregar en lugar de extraer recursos) a través de modelos restaurativos. El flujo circular y continuo de materiales tanto técnicos como biológicos a través de "círculos de valor" se ilustra mediante el Diagrama de Sistemas de Economía Circular.

Diagrama Sistémico de Economía Circular

Referencias:

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo [UNCTAD] (2018) Circular Economy: THE NEW NORMAL?. Resumen de Políticas N°61, mayo 2018.

C. de Miguel, K. Martinez, M. Pereira, y M. Kohout, (2021) Economía circular en América Latina y el Caribe: Oportunidad para una recuperación transformadora. Documentos de proyectos (LC/TS. 2021/120). Santiago. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2021.

Ellen McArthur Foundation (2022) Economía Circular. Recuperado el 09 de mayo de 2022, de: https://archive.ellenmacarthurfoundation.org/es/economia-circular/concepto

Ellen McArthur Foundation (2022) What is a Circular Economy?. Recuperado el 09 de mayo de 2022, de: https://ellenmacarthurfoundation.org/topics/circular-economy-introduction/overview

Lacy P., Long J. & Spindler W.  (2020) The Circular Economy Handbook – Realizing the Circular Advantage. Palgrave Mcmillan.