ESTOCOLMO +50 "UN PLANETA SANO PARA LA PROSPERIDAD DE TODOS" - NUESTRA RESPONSABILIDAD - NUESTRA OPORTUNIDAD

Estocolmo+50 es una reunión internacional que fue acordada por resolución de la Asamblea General de la ONU y tendrá lugar en Estocolmo los días 2 y 3 de junio de 2022 y coincide con la semana de celebración del Día Mundial del Medio Ambiente el 5 de junio, una conmemoración que también fue resultado de la conferencia de 1972. Asistiendo, en esa oportunidad, alrededor de 120 países y los participantes adoptaron una serie de principios sobre el medio ambiente, entre ellos la Declaración de Estocolmo y el Plan de Acción para el Medio Humano. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se creó como resultado de la conferencia.

Ahora, 50 años después de la reunión de Estocolmo, el mundo enfrenta las tres crisis planetarias que amenazan su futuro: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, y la contaminación y los residuos

, así como a otros males que están afectando la prosperidad y el bienestar de esta y de futuras generaciones. Un planeta contaminado pone en riesgo la salud de la humanidad, la prosperidad, la igualdad y la paz, como el mundo ha visto con demasiada claridad durante la pandemia de la COVID-19. Un planeta que no esté sano también pone bajo amenaza el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el segundo y último día de Estocolmo+50, Annika Strandhäll, Suecia, y Keriako Tobiko, Kenia, en sustitución de los presidentes de la reunión, presentaron diez recomendaciones clave de la reunión. Las recomendaciones surgieron de los Estados Miembros y las Partes Interesadas a través de la Plenaria y los tres Diálogos de Liderazgo.

A lo largo del día, los representantes gubernamentales continuaron reunidos en Pleno. Los temas abordados incluyeron: el conflicto Rusia-Ucrania; la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación; la necesidad de cooperación multilateral, incluida la asistencia financiera y la transferencia de tecnología, para los más afectados por las crisis; y derechos legales.

Las diez recomendaciones presentadas en nombre de los Copresidentes son:

  1. Situar el bienestar humano en el centro de un planeta saludable y la prosperidad para todos, reconociendo que un planeta saludable es un requisito previo para la paz, la cohesión y las sociedades prósperas;
  2. Reconocer e implementar el derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, mediante el cumplimiento de la visión articulada en el principio 1 de la Declaración de Estocolmo de 1972;
  3. Adoptar un cambio en todo el sistema en la forma en que funciona nuestro sistema económico actual para contribuir a un planeta saludable;
  4. Fortalecer la implementación nacional de los compromisos existentes para un planeta saludable;
  5. Alinear los flujos financieros públicos y privados con el clima ambiental y los compromisos de desarrollo sostenible;
  6. Acelerar las transformaciones de todo el sistema de los sectores de alto impacto, como los alimentos, la energía, el agua, los edificios y la construcción, la fabricación y la movilidad;
  7. Reconstruir relaciones de confianza para fortalecer la cooperación y la solidaridad;
  8. Reforzar y revitalizar el sistema multilateral;
  9. Reconocer la responsabilidad intergeneracional como piedra angular de la formulación de políticas sólidas; y
  10. Llevar adelante los resultados de Estocolmo+50.